Sin categoría

RECUPERACIÓN RESPETUOSA Y SOSTENIBLE DE UN PARADIGMA DEL ARTE SACRO DE LA DIÓCESIS DE ASTORGA. EL RETABLO MAYOR DE VALLE DE LA VALDUERNA.

(*) Este artículo ha sido elaborado por el gran escultor e imaginero leonés José Luis Casanova García, encargado de la restauración de este bien patrimonial y colaborador habitual de este blog.

El patrimonio tilenense ha recuperado uno de sus elementos más descollantes por su calidad artística, el retablo mayor de la Iglesia Parroquial de Valle de la Valduerna dedicado a San Félix, Patrón de la localidad.

Esta obra de arte sacro fue entallada y construida por el prestigioso escultor nacido en Astorga, Gregorio Español, entre 1584 y 1611, siguiendo las trazas de su maestro, Gaspar Becerra, sin dejar a un lado sus propias señas de identidad. La policromía final data de 1663 y es obra del también astorgano, Antonio Pacios, lo que contribuye a catalogar este retablo como un excelente paradigma que incorpora las tendencias manieristas-romanistas; pero, tendiendo un sutil puente de transición hacia el nuevo estilo barroco que se desarrollaría a lo largo del siglo XVII.

El armazón consta de dos cuerpos apoyados en una predela o banco, con cinco calles, definidos por columnas y frontones clasicistas, sin ático. El conjunto mide 5,60 m. de ancho por 6 m. de alto y se plantea dentro del sistema arquitectónico común a los retablos de la segunda mitad del siglo XVI, en los que el empleo de los fustes de las columnas decorados con temas florales fue una impactante innovación.

Destaca sobre manera la predela, dedicada a los Apóstoles y Evangelistas, así como las esculturas de San Antonio Abad, San Mamés y San Félix, todas ellas resueltas con gran viveza y adornadas de ricos y amplios paños.

La conservación–restauración del retablo se materializó tras cinco meses de minucioso trabajo y fue promovida por la parroquia de Valle de la Valduerna y la Junta Vecinal que, además, aportaron parte de la financiación junto con el Instituto Leones de Cultura de la Diputación de León.

Las tareas corrieron a cargo de un equipo multidisciplinar coordinado por la empresa “Casanova. Restauración y Conservación de Bienes Culturales”.

El trabajo se ha desarrollado conforme al protocolo sobre bienes muebles que se tiene determinado para este tipo de actuaciones, conforme a criterios y métodos crítico-operativos legalmente establecidos a nivel internacional, en donde priman el respeto hacia los valores estéticos y documentales del bien, la intervención se circunscribe sólo a las patologías presentes y que tanto los tratamientos como los materiales empleados para ello cumplen la condición de reversibilidad.

El desarrollo de la actividad restauradora ha contemplado la aplicación de las metodologías más adecuadas tanto en la fase previa de conocimiento del monumento en sus distintos valores (no sólo para el culto, sino también como elemento “semántico”, en tanto que constituye para la población local, un legado de sus antepasados, vinculado emocionalmente a los principales ritos de paso en su vida), como en lo relativo a sus patologías. En este sentido, fue esencial el control de las técnicas tradicionales empleadas en su factura originaria en combinación con el manejo oportuno de las nuevas tecnologías de restauración y la naturaleza del proyecto de recuperación.

Los trabajos de análisis previos, han determinado que la materia prima empleada fue la madera procedente de varias especies distintas: las angiospermas (frondosas) como el nogal –Juglans regia– y las gimnospermas (coníferas), básicamente, el pino –Pinus L.-.

En cuanto a sus patologías y daños, se ha determinado que los fenómenos de “biodeterioro” de la madera fueron causados por diversos organismos heterótrofos con características metabólicas diferentes como los hongos, las bacterias y los insectos por lo que los tratamientos debían ser particulares.

Por otro lado, se encontraron numerosas grietas y fisuras, en su mayor parte provocadas por la introducción de elementos metálicos, como pequeñas puntas y clavos, dispersos por toda la arquitectura del retablo. Este tipo de daño antrópico, por otro lado, muy habitual en todo este tipo de bienes, no se limita a la pérdida del dorado que traspasa, sino también a dañar el anverso de la policromía y fisurar, con mayor o menor intensidad, la madera traspasada. Estos elementos metálicos abundaban sobre todo en las cornisas y molduras, así como en las zonas de encuentro entre piezas al haber sido empleadas como medio para adosar unas a otras desde el anverso.

A nivel de soporte, las actuaciones llevadas a cabo han sido las necesarias para asegurar la estabilidad estructural. Como criterio general, primó la conservación del conjunto sobre la reposición puntual de elementos perdidos, dado el bajo porcentaje de mutilaciones detectado y determinar que las mismas no impiden tener una visión global del retablo por lo que se concluye que las piezas desaparecidas por los avatares del tiempo, no suponen menoscabo.

Una vez hechas las catas pertinentes, se constató que, con motivo de una intervención pretérita (que la población no recordaba con exactitud cuando se produjo; si bien, los análisis, precisaron que dicha intervención data de hace ochenta años), se había aplicado una capa de purpurina disuelta en alcohol en toda su superficie, que abarcaba hasta el primer piso; ya que, al parecer, y por fortuna, los actores no contaban con medios suficientes para alcanzar a las partes superiores. Esta desafortunada actuación ocultaba dorado originario, hecho con oro fino y la policromía al temple graso en los estofados y al óleo en las carnaciones. Tras eliminar la purpurina, la lámina de oro apareció en un estado de conservación aceptable, con algunos desgastes y abrasiones que dejaban ver la capa de bol rojo; pero, en general, recuperó el brillo áureo característico. La limpieza de las policromías así como de los dorados y las veladuras de color precisaron la determinación de una metodología de trabajo no sólo efectiva, sino también sostenible, que no generase efectos medioambientalmente adversos.

La delicadeza y refinamiento con el que el maestro Antonio Pacios policromó este retablo resaltando, así, los valores escultóricos y arquitectónicos de la creación de Gregorio Español, se hace aún más evidente en el discurso iconográfico de la zona del banco (tallas directas resueltas con gran viveza escultórica y adornadas de ricos y amplios paños, representando personajes bíblicos, virtudes, ángeles, Apóstoles, Evangelistas, junto con formas vegetales), en las columnas o en las tallas de San Antonio Abad, San Mamés y San Félix.

La intervención ha aportado numerosos datos empíricos y científicos que amplían y enriquecen el conocimiento histórico y artístico del retablo que hasta la fecha se tenía. Asimismo, han permitido comprender que las alteraciones son inherentes a los seculares usos devocionales y, desafortunadamente, la plena restauración a sus orígenes no es ni viable, ni ética. Si bien, a partir de ahora, es posible afirmar que el aspecto del retablo mayor de la parroquia de Valle de la Valduerna es casi tan esplendoroso como lo concluyeron los maestros Gregorio Español y Antonio Pacios.

José Luis Casanova García.

Julio de 2016

Anuncios
Estándar
Etnocultura, Sin categoría

LA HEXAPÉTALA, MÁS QUE UN SIMPLE MOTIVO ORNAMENTAL

La rosa hexapétala o rosa hexafolia es la tipología de adorno tanto de bienes muebles como inmuebles, más común en Montañas del Teleno y, sobre todo, en la comarca maragata. Su trazado se hace con fáciles pero prácticos giros de compás de tal manera que, a partir de una circunferencia central, se proyectan sobre su trazo otras seis circunferencias con el mismo radio, de cuyas intersecciones resulta una roseta o flor de seis pétalos elípticos. Existen ejemplos tanto de hexapétalas toscas cuyos pétalos se limitan a meras líneas rectas incisas a palo seco como otras finamente talladas o esculpidas.

descarga

Aparecen tanto aisladas como unidas componiendo hileras o grupos de hileras, formando lo que llaman “rosa de la vida”.

El aspecto vegetal de este motivo es solo aparente ya que habría que interpretarlo como una alegoría de la luz de los astros, principalmente el sol. Esta roseta ya existía como símbolo en la Edad del Bronce, cuando en todo el continente europeo proliferaron los cultos solares. Se cree que, al igual que los trísqueles, tetrasqueles,… y esvásticas son símbolos utilizados como amuleto benefactor o protector. Así pues, este tipo de decoración maragata forma parte del legado de los pueblos de las culturas castreñas del Noroeste que habitaron estas tierras; pero también de los romanos que asimilaron esta clase de representaciones sincretizando en ellas a Júpiter con las divinidades indígenas y, posteriormente, del cristianismo donde viene a significar la luz eterna y, por tanto, la resurrección e inmortalidad del alma.

Según el historiador José María Blázquez Martínez, los pueblos prerromanos suponían que el cielo era la morada de los muertos y el dominio de la divinidad suprema -representada por el sol-, lo que indica una concepción astral de la otra vida. Blázquez mantiene que las esvásticas y las rosáceas que coronan las estelas hispano-romanas representaban al sol y al rayo, estando asociadas al culto a Júpiter, dios supremo de los cielos y de la tormenta que, por el fenómeno del sincretismo religioso, se asoció al dios al que los indígenas adoraban en las cumbres de las montañas, en este caso, Tilenus. En el territorio de los astures y de los cántabros se tiene constancia de la existencia de un Júpiter Cantábricus y del culto a Taranis; pero, concretamente, en este entorno de La Maragatería, más que el culto a Júpiter como divinidad de las tormentas, se considera que las hexafolias simbolizan a Marte y más concretamente a la divinidad sincrética de Marti Tileno.

El antropólogo José Manuel Gómez-Tabanera sostiene que en la Península Ibérica, la hexafolia, al igual que la esvástica, gozan de particular predicamento entre diversos pueblos indígenas del País Vasco, Cantabria, pero también en el ámbito astur-galaico y gran parte de Celtiberia, asumiendo casi siempre una significación celeste/astral que quizá expresa la esperanza en la inmortalidad y en la eternidad…

Es muy probable que, como legado indoeuropeo o celta, tras ser asimilada por los romanos, se incorporase al arte visigodo desde donde pasaría al pre-románico y al románico ya épocas subsiguientes, subyaciendo en el arte popular maragato en el que será usado en un sinfín de realizaciones y materiales (madera, piedra, cuero), desde decoración de viviendas (cargaderos de puertas y ventanas, solados de piedra,…) y cualquier tipo de edificación al mobiliario (arcas, espeteras, alacenas,…) y a objetos tan corrientes como las “madreñas”, los mangos de algunas herramientas, el ajuar de cocina de madera (cucharas, cucharones, tenedores,…) e incluso a instrumentos musicales como las castañuelas o los arreos de los animales de tiro y las caballerías, los carros y carretas,…

Así pues, cronológicamente, estamos ante un símbolo que ha perdurado a través del tiempo ya que los pobladores de la Maragatería fueron asimilando los símbolos paganos originarios a nuevos significados cristianos y como elementos protectores de sus casas, familia, ganado,…

Ana Fe Astorga. 2015

Bibliografía:

GÓMEZ-TABANERA, J. M. (1989). “Mito y simbolismo en las Estelas funerarias discoideas de la Península Ibérica”, en FRANKOWSKI, E. et alii. Estelas discoideas de la Península Ibérica, Madrid, Ediciones Istmo & José M. Gómez-Tabanera, Págs. 249-292.

HATT, J. J. (1989). Mythes et dieux de la Gaule. 1, Les Grandes divinités masculines, Paris, Ed. Picard.

LEFORT DES YLOUSES, R. (1955). La roue, le swastika et la spirale, symboles antiques du tonnerre et de la foudre, in Gazette des Beaux Arts, XLVI, Págs. 5-20

PERALTA LABRADOR, E. (1989). “Estelas discoideas de Cantabria y estelas arquetípicas de la Meseta”, en FRANKOWSKI, E. et alii. Estelas discoideas de la Península Ibérica, Madrid, Ediciones Istmo & José M. Gómez-Tabanera, Págs. 425-466.

Estándar
Sin categoría

LOS FESTEJOS POPULARES A LOS SANTOS DE INVIERNO

Muchas son las advocaciones tradicionalmente consideradas con carácter protector contra algún mal en toda Montañas del Teleno; pero, sin duda, el santoral de enero y febrero celebra algunas de las más veneradas.

El diecisiete de enero es la fiesta de San Antonio Abad, el patrono de los animales. Se trata de la primera conmemoración importante tras la Navidad y la Epifanía. En pos de San Antón van diversas festividades exclusivamente religiosas que salpican el calendario de los dos primeros meses del año: en Enero, San Antón (día 17), San Sebastián (20), Santo. Tirso (28) y Sta. Eugenia (31); en febrero Sta. Brígida (día 1), “Las Candelas” (2), San Blas (3), Sta. Águeda (5), Sta. Apolonia (9) y Santo Matías (24). Todas son conocidas como “las fiestas de invierno” y antaño más que en la actualidad, eran celebradas en todos nuestros pueblos por su carácter propiciatorio. Hoy, lamentablemente, la falta de vecinos y la decadencia de la base económica de subsistencia, han hecho que algunas hayan caído en el olvido y que allí donde permanecen, predomine el sentido lúdico de las mismas.

Este conjunto de Santos, que se identifican como los “santos de invierno”, también conocidos popularmente como “santos barbudos” o “santos con botas” tuvieron gran raigambre y no sólo por ser abogados de las enfermedades más comunes que padecía la población de estas tierras de rigores invernales, sino también porque sus festividades culminaban la obligada parada laboral invernal y suponían para los agricultores el inicio del ciclo de trabajo que no dejaba tiempo para muchos festejos hasta el fin de las cosechas. De estos santos, aún conservan parte de su llamativo ritual San Antón, Santo Tirso, San Blas, las Candelas y Santa Águeda.

El culto a San Antón, también conocido como San Antonio Abad se extendió desde Francia a España a través del Camino de Santiago, con la congregación de los “antoninianos” que se establecieron en varios puntos del trazado donde se especializaron en la atención y cuidado de los enfermos con dolencias contagiosas: peste, lepra, sarna, venéreas y sobre todo el ergotismo como ya señalamos, por lo que no es extraño que su devoción esté tan arraigada en nuestra tierra.

En Montañas del Teleno, atravesada por la Ruta Jacobea, San Antón ha sido muy venerado al ejercer su patronazgo sobre todos los animales; pero, de una manera especial sobre los de corral, base de la economía familiar.

No es extraño, pues, que cuando los pastores salían a apacentar los rebaños, alguien “con cierto poder o mano” rezase el correspondiente responsorio para que todas las reses volviesen sanas y no fueran atacadas por el lobo, o que los arrieros encomendasen sus preciadas recuas a su amparo y que no fuese extraño que en la mayoría de los pueblos hubiese instituida una cofradía para honrar al santo de forma específica.

Además de venerarse con la celebración de la liturgia, era tradicional que se realizasen ofrendas que, por motivos “mágicos” solían ser partes de cerdo (para que las partes aumentasen lo idéntico) y otros productos del campo (lino en La Cabrera, lana, centeno, panecillos y bollos,…) o ligados al culto (cera).

Hoy, de aquellas celebraciones apenas quedan manifestaciones como las misas y procesiones con el santo (Jiménez de Jamuz, Quintanilla de Somoza, Villarnera), la bendición de los animales de compañía, las subastas de cerdos (La Bañeza), partes del cerdo (Astorga) y el reparto de panecillos u hogazas (Castrocalbón).

Otro de los santos cuya festividad se califica de “misa y olla” en Montañas del Teleno es Santo Tirso (Piedralba, Santa Marina de Somoza).

En Piedralba, los actos, organizados por la cofradía del santo abogado de las enfermedades de los huesos, están siempre acompañados por la música de la flauta y el tamborín como es menester en cualquier festejo maragato. Comienzan con un “concierto” de repique de campanas mientras se conduce el cetro a la iglesia, para seguidamente comenzar la procesión de la imagen del santo portada por sus cofrades ataviados a la antigua usanza y la santa misa Tras los actos religiosos no falta el convite para todos los asistentes y un animado baile del folclore tradicional.

También “las Candelas” es una celebración de gran raigambre en nuestras comarcas.

La solemnidad de la Purificación de la Virgen, era considerada como una de las fiestas importantes de Nuestra Señora y lo más llamativo era la procesión de las candelas. De ahí el nombre popular con el que se la conoce. A pesar de que ya casi se ha prescindido de su carácter solemne, esta fecha fue “fiesta de guardar” en Filiel, Combarros, Valderrey, Castrillo de la Valduerna, Quintana y Congosto y Palacios de la Valduerna. Sólo en Astorga y La Bañeza, perdura la tradición de presentación de los niños nacidos en el año, la “bendición de la cera” y la ofrenda de dulces que son repartidos entre los asistentes a la celebración litúrgica

Al día siguiente de las candelas se celebraba San Blas. El relato cuenta que entre sus milagros salvó la vida de un niño que se ahogaba al trabársele una espina de pescado lo cual dio origen a la costumbre de bendecir las gargantas el día de su fiesta el 3 de febrero con la siguiente jaculatoria: “Por intercesión de San Blas te preserve Dios del mal de garganta y de cualquier otro mal”.

Esta fiesta tuvo gran resonancia en Maragatería y, sobre todo en Santa Catalina de Somoza donde se reverencia como reliquia un trozo de hueso introducido en una urna de cristal que según la tradición pertenecía al antebrazo de San Blas (en Astorga también se expone la reliquia de San Blas que tiene gran devoción y en Boisán existe una hermosa imagen del santo del siglo XII).

La conmemoración comienza con una misa durante la que los asistentes acuden a besar la reliquia, y seguidamente se procesiona su imagen, acompañados de los sones maragatos de la flauta y el tamborín. Tras los ritos litúrgicos, se celebra un baile tradicional y se conserva la costumbre de  ofrecer a los asistentes un convite de chorizos entrecallaos, pastas y vino para acompañar las viandas.

También en La Bañeza, se honra solemnemente a San Blas. Su cofradía de la cual se tienen ya noticias en el siglo XVII (año 1648) es la encargada de rendirle homenaje. El ceremonial comprende una serie de actos litúrgicos que comienzan con una novena en la Iglesia de Santa María que se inicia el 31 de enero y culmina con una misa con procesión de la imagen por diversas calles de la ciudad (A esta procesión asisten también las “samblasinas”, variante de cofradía femenina, compuesta por hermanas y esposas de los cofrades), el traspaso del cetro del santo entre el juez saliente y el entrante y el reparto las “cerillas” (trocitos de cera que se entregan a los cofrades y devotos asistentes, previo donativo para el santo), con esta fórmula: “Por la intercesión y los méritos de San Blas, obispo y mártir, Dios os libre de los dolores de garganta y de cualquier otro mal”, ya que es creencia arraigada que dicho trozo de cera, colocado alrededor de la garganta preserva de las enfermedades del aparato respiratorio, contra las afecciones de la voz y otras dolencias relacionadas).

Pero también hay lugar para la fiesta que, como es tradicional, se concreta en una jornada de hermandad entre los cofrades en la que no faltan los pasacalles, el aperitivo (un suculento ágape por parte del juez entrante en ese año en el que no faltan las tradicionales “pastas de San Blas”, (dulce típico de esta festividad) y un buen banquete.

También se honraba a San Blas en Santibáñez de la Isla con un singular ceremonial sacro y pagano del que ahora ya sólo queda la liturgia religiosa y la celebración familiar. Cada año, el 3 de febrero, un mozo y una moza simulaban ser una pareja de novios, Afrodisio y Sinforosa, y se encaminaban hacia la iglesia al son del tamborilero, invitando a todo el pueblo a unirse a ellos para acudir a misa, la adoración de la reliquia y a procesionar al santo. También los vecinos de la contorna acudían a encender una vela a los pies de “San Blas el Viejo” de Santibáñez para que les protegiese de los males de la garganta ya que era tenido por muy prodigioso.

Al finalizar el culto, se iba hasta el prado donde organizaba un animado baile hasta llegada la hora de comer, cuando los lugareños iban a sus casas para dar cuenta de un buen banquete mientras que los forasteros disfrutaban de un almuerzo campestre. Por la tarde, se reanudaba el baile y los cánticos hasta que la caída del sol marcaba el regreso a casa para los forasteros y el inicio del baile en el salón para los santibañecinos.

Antes de que la Cuaresma asome en el calendario, aún queda una fiesta de gran tradición local, que actualmente se celebra con mayor o menor intensidad, Santa Águeda.

Se recurre a Santa Águeda de Catania para los males de los pechos, partos difíciles y problemas con la lactancia; en general se la considera protectora de las mujeres.

La fiesta de Santa Águeda en La Bañeza es un día especial en el que las mujeres toman el gobierno y lo toman de verdad. Se celebra un acto en el Ayuntamiento en el que se solicita al Alcalde el bastón de mando por un día y, una vez conseguido, comienza la fiesta. Entre las actividades que se programan destaca, el nombramiento de Águeda Mayor. Tras la celebración de una misa, tiene lugar el desfile por las calles de la ciudad ataviadas con la indumentaria típica al son de música tradicional que las águedas acompañan con sus castañuelas. Tampoco faltan los bailes y la comida de hermandad.

En Murias de Rechivaldo, la Hermandad de Santa Águeda también honra a su patrona con una misa con procesión al ritmo de flauta y tamborín. Al finalizar se sirve un vino español para todos los asistentes.

Las Águedas de Palacios de la Valduerna festejan a la santa con la asistencia a una misa, vestidas con traje regional, donde cantan una canción tradicional:

…Es Santa Águeda bendita / de los pechos abogada / y muchas con sus ofertas / venimos a visitarla. / No pierdan la devoción / que han de salir consoladas / las que son siempre devotas/ de esta soberana santa…

Después de la liturgia, celebran una comida de hermandad y como colofón el baile amenizado con sones de tamboril.

Ana Fe Astorga

Estándar
Sin categoría

ENLACE DIRECTO A LOS NÚMEROS DEL 1 AL 10 BOLETÍN INFORMATIVO MONTAÑAS DEL TELENO

Os dejamos el enlace directo a los 10 números del Boletín Informativo Montañas del Teleno editados hasta ahora.

Esperamos que os resulten interesantes.

http://www.montanasdelteleno.com/imagenes/tinyMCE/Files/BOLET_N_INFORMATIVO._Numero_10.pdf

http://www.montanasdelteleno.com/imagenes/tinyMCE/Files/BOLET_N_INFORMATIVO._Numero_9.pdf

http://www.montanasdelteleno.com/imagenes/tinyMCE/Files/BOLET_N_INFORMATIVO._Numero_8.pdf

http://www.montanasdelteleno.com/imagenes/tinyMCE/Files/BOLET_N_INFORMATIVO._Numero_7.pdf

http://www.montanasdelteleno.com/imagenes/tinyMCE/Files/BOLET_N_INFORMATIVO._Numero_6.pdf

http://www.montanasdelteleno.com/imagenes/tinyMCE/Files/BOLET_N_INFORMATIVO._Numero_5.pdf

http://www.montanasdelteleno.com/imagenes/tinyMCE/Files/BOLET_N_INFORMATIVO._Numero_4.pdf

http://www.montanasdelteleno.com/imagenes/tinyMCE/Files/BOLET_N_INFORMATIVO._Numero_3.pdf

http://www.montanasdelteleno.com/imagenes/tinyMCE/Files/BOLET_N_INFORMATIVO._Numero_2.pdf

http://www.montanasdelteleno.com/imagenes/tinyMCE/Files/BOLET_N_INFORMATIVO._Numero_I.pdf

Estándar
Sin categoría

La Asociación de Empresarios de Turismo ALETUR intenta reactivar su labor. Hacemos público su comunicado dirigido a todos los empresarios del sector.

22 de Julio de 2015

 

Asunto:               ALETUR; Asociación de empresarios de Turismo Rural de León.

Buenos días.

Seguramente estarás al corriente, porque recientemente han aparecido diversas noticias al respecto en diversos medios de comunicación, sobre la intención por parte de algunos promotores de turismo rural de la provincia de León, de reanudar con la actividad que estaba realizando ALETUR, la asociación de empresarios de Turismo Rural de León.

A continuación te detallo alguna de las noticias publicadas recientemente:

Hoteles y Casas Rurales afrontan un verano flojo con  las reservas al 50%.  Diario de León. 19/07/2015.

Nace en León la nueva central de Reservas de  Turismo Rural de Castilla y León. León  Noticias.  07/07/2015.

Presentan en León la nueva central de reservas de Turismo Rural de Castilla y Léon. Ileon.  07/07/2015.

Presentada la nueva central de reservas de turismo rural de Castilla y León. Astorga redacción. 07/07/2015.

ALETUR, El resurgir del Turismo Rural.

Esta asociación (ALETUR) fue creada en el año 1995, por algunos de los primeros promotores de turismo rural de la provincia, pero desde el año 2005 la asociación carecía de actividad alguna por diversos motivos; por ello en junio de 2015 un grupo de nuevos socios tienen la intención de reactivarla y empezar a trabajar en ella.

Nos ponemos en contacto contigo, como propietario o responsable de un establecimiento de turismo rural de nuestra provincia, por si pudiera resultarte de interés esta iniciativa y te quisieras adherir a esta asociación, la cual solamente busca agrupar al mayor número de propietarios de la provincia y ser la “voz del sector en nuestra provincia” con el fin de que se conozca la situación real del sector y trabajar junto a la Administración competente en el desarrollo del turismo rural en nuestra provincia, la creación de una marca de León que se conozca a nivel nacional e internacional y con ello conseguir que el turismo rural en León sea un referente nacional e internacional.

Consiguiendo que León sea un referente, lograremos que el mercado se fije en nuestra provincia,  logrando con ello aumentar los bajos índices de ocupación que tenemos y con ello lograr rentabilizar las inversiones realizadas.

Creemos importante comentarte cual es la situación de la misma, con el fin de que la conozcas antes de tomar la decisión de adhesión o no a la asociación:

  • Nº de socios: En el año 2005, y tal y como nos ha comentado el antiguo presidente, la asociación contaba con un total de 80 socios. Nos hemos puesto en contacto con cada uno de ellos y solamente hemos tenido respuesta de una veintena de ellos aproximadamente, los cuales desean continuar como socios y trabajar de una manera involucrada en la misma. Otros 20 promotores habían dejado la actividad del turismo rural – y por lo tanto han perdido su condición de socios – y otros 40 socios aproximadamente no han dado respuesta a ninguno de los comunicados enviados. Por ello uno de nuestros objetivos a corto plazo es aumentar significativamente el número de socios con el fin de ser la asociación más importante de León y poder “ser la voz del sector del turismo rural” en la provincia.
  • Deudas: La asociación a la fecha no dispone de deudas contraídas, pero tampoco carece de saldos, ya que como nos ha indicado el anterior presidente y tal y como figura en el acta, los últimos fondos de la misma se utilizaron para abonar el dominio y el hosting de Internet.
  • Estatutos de la asociación: Con el fin de agilizar la puesta en marcha de la asociación, hemos preferido mantener los estatutos de la asociación que datan del año 1995. Aunque en algunos aspectos consideramos que están un poco obsoletos, la filosofía y misión está clara y la compartimos, por lo que de momento los mantendremos aunque nuestra intención es actualizarlos en cuanto tengamos un número importante de socios.
  • Junta directiva: Con el fin de poner en marcha la asociación de nuevo, era necesario constituir una nueva junta directiva, ya que la anterior o bien no deseaba continuar en la misma o incluso ya no pertenecía a la asociación, por ello hemos constituido una junta directiva provisional, con el fin de retomar la actividad, ampliar el número de socios, realizar una asamblea y votar una nueva junta directiva entre todos los asociados en ALETUR.
  • Cuota de Adhesión: En los estatutos de la asociación se comenta sobre la existencia de una cuota. Nuestra intención es que actualmente no haya ninguna cuota de adhesión. Una vez que hagamos esa asamblea que te comentábamos en el punto anterior, decidir si es necesario o no una cuota de adhesión y otra de mantenimiento. Con respecto a este punto, el anterior Presidente comentaba que debido a las aportaciones de los diferentes organismos, no era necesaria ninguna cuota. Con respecto a esto último, consideramos que si llegamos a un número elevados de socios y tenemos una gran representación, podríamos lograr subvenciones para mantener nuestra asociación.

Con respecto a este punto, SOLAMENTE en el caso de que aparte de adherirte a ALETUR te quieras adherir a ACALTUR (Con las ventajas que ello tiene tales como descuentos, promociones especiales, formación…) existe una cuota anual por plaza de alojamiento de 6,00 €.-

  • Misión: Nuestra línea de trabajo principal está basada en la promoción de León como destino turístico, para ello debemos de trabajar en la marca León y conseguir que este nombre sea un referente a nivel nacional e internacional. Para ello debemos de aunar esfuerzos en la promoción de la provincia de León potenciando cada uno de los recursos turísticos con los que contamos.
  • Instrumentos de trabajo: Consideramos que para llevar a cabo la misión anteriormente definida debemos trabajar en equipo y unir sinergias para que conseguirlo. Para ello de momento hemos creado un sitio web – muy simple, pero como te hemos comentado no tenemos recursos económicos por el momento – el cual puedes ver en aletur.es y también tenemos perfiles creados en Facebook y Twitter. Consideramos importante que TODOS aportemos contenidos tanto en las redes sociales como la web, con el fin de crear contenidos de calidad generando audiencia con ello y por lo tanto potenciales turistas que se alojen en nuestros establecimientos. Esta metodología no implica apenas coste económico pero si es necesario que todos y cada uno de los que seamos en la asociación destinemos un poco de tiempo a mantener vivas las redes sociales con noticias, artículos de interés, promociones, etc. que hagan aumentar el número de seguidores.

 

  • Promoción: Creemos que es importante una promoción de la asociación, por ello contamos con el apoyo de los principales medios de comunicación de León, tanto en formato digital como impreso, los cuales prestarán su apoyo para la difusión de todas y cada una de las acciones y declaraciones que queramos hacer. Por ello es importante que nos reunamos periódicamente y que conozcamos la problemática de cada uno de los socios, con el fin de que de manera conjunta presentemos la situación del sector y que la administración competente tome nota de ello.

 

  • Relaciones con la Administración: A pesar de que la actividad de la asociación es muy reciente, ya hemos tenido varios encuentros con diferentes administraciones para darles a conocer nuestra iniciativa y explicarles el proyecto. En algunos casos han sido ellos los que se han puesto en contacto con nosotros a raíz de las recientes publicaciones en prensa que han aparecido al respecto – ver Web de Aletur -.

 

Hasta la fecha, es todo lo que te podemos contar, pero sinceramente si compartes en gran medida nuestra filosofía, te gustaría que nuestra provincia sea un referente nacional e internacional en turismo rural, te gusta el sector en el que trabajas, te invitamos a que te unas como socio a ALETUR lo antes posible y poder empezar a trabajar en la misión anteriormente definida.

Para ello te adjunto las solicitudes de admisión para que cumplimentes y nos remitas a la mayor brevedad posible aquella que se adapta a tu situación (persona física y jurídica) y admitirte en la asociación en la próxima asamblea.

Para cualquier aclaración que precises, te puedes poner en contacto conmigo a través de los medios que aparecen en la firma de este escrito.

Un saludo,

Jesus del Rio

Presidente de ALETUR

639 54 65 62

aletur2015@gmail.com

Estándar